Consejos para enseñar una lengua extranjera

En esta columna, hasta ahora, nos hemos centrado principalmente en los consejos dirigidos a los estudiantes de lenguas extranjeras y en los consejos para aprender un nuevo idioma. Los consejos de cursos de verano de inglés, sin embargo, van dirigidos a los profesores de lenguas extranjeras, aquellos que esperan tender un puente entre culturas.

Aun así, estos consejos también beneficiarán a los estudiantes de nuevas lenguas; al fin y al cabo, todo estudiante disciplinado es también un profesor de sí mismo. Así que, tanto si eres un profesor profesional como un discípulo autodidacta, estos consejos deberían ayudarte en tu camino hacia la enseñanza de idiomas.

Exponer a los alumnos a la mayor parte posible del idioma

Aunque esto puede parecer algo obvio, no siempre se utiliza en las aulas. Limite la lengua materna y céntrese en la de destino en sus interacciones con los alumnos. Aunque no conozcan nada de la lengua meta, pueden aprender fácilmente órdenes sencillas en el aula. Dedica el primer día a repasar algunas frases sencillas que puedas utilizar a lo largo de la experiencia en el aula. («No entiendo» y «¿Me disculpa para ir al baño?» son dos frases muy valiosas). A veces será necesario el uso de la lengua materna, pero su trabajo como profesor es exponer la mayor parte posible de la lengua meta, para que sus alumnos también empiecen a utilizarla lo antes posible.

Póngase manos a la obra: Fomente la participación con juegos

El aprendizaje de una nueva lengua no puede ser una experiencia pasiva; haga que sus alumnos participen utilizando juegos y dramatizaciones. Los ejercicios de gramática se pueden convertir en juegos participativos que animen a los alumnos a pensar sobre la marcha. Los juegos de rol son esenciales para recrear escenarios del mundo real en los que los estudiantes utilizarían sus habilidades lingüísticas. Si sus alumnos son más jóvenes, el uso de recompensas puede ayudar a fomentar la participación y el compromiso.

Fomente las actividades fuera del aula

Para aprender eficazmente un nuevo idioma, los alumnos deben estar lo más comprometidos posible incluso fuera del aula. Dé a sus alumnos las herramientas para practicar más allá de los deberes del libro de texto asignando ejercicios que requieran interactuar con personas reales. Por ejemplo, si está enseñando italiano, anime a sus alumnos a visitar el restaurante o la cafetería local para pedir algo en italiano. La idea es exponer a sus alumnos a cómo se utiliza la lengua en el mundo real, dándoles al mismo tiempo ejemplos de aplicación práctica.

Enseñar la cultura junto con la lengua

No basta con enseñar a hablar; los alumnos deben comprender el significado que hay detrás de la lengua. Desvelar la cultura de la que procede la lengua meta es esencial para ayudar al alumno a apreciar la verdadera profundidad de las palabras que se enseñan. Pero la cultura no debe abarcar sólo la historia tradicional, sino también la moderna. Utilice las noticias para mostrar los temas importantes del día en el país de la lengua meta. La actualidad política también es muy valiosa, ya que proporciona una conexión entre el país de la lengua meta y el país de origen de los alumnos.

Utilizar el multimedia para mejorar la experiencia de aprendizaje

El problema que tienen la mayoría de los estudiantes de idiomas después de aprender en el aula es la incapacidad de comunicarse eficazmente en el país de la lengua. Cada uno de nosotros conoce al menos a una persona que estudió muchos años un idioma en el instituto, sólo para encontrarse con que es incapaz de pedir un café a la hora de la verdad. A menudo, esto se debe a que no se enseña al estudiante a pensar y hablar en un entorno real.

En el aula, las palabras suelen ser enunciadas, las frases son completas y el ritmo del discurso suele ser más lento. Prepare a sus alumnos para el mundo real utilizando la televisión, el cine y las emisiones de radio. Aunque los principiantes no se acercarán a la comprensión de lo que se dice en esos medios, al menos se harán una idea de cómo fluye la lengua, cómo se utilizan los gestos y con qué rapidez conversan los hablantes nativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *